Colección: Pantalones Cortos

6 tips que te servirán de ayuda

6 tips a tener en cuenta

1. Ten en cuenta el tipo de pie que tienes

Nadie corre de la misma forma, porque nadie tiene un tipo de pie que sea igual al de los demás. Si todavía no sabes si eres pronador, supinador o neutro, lo primero que necesitas saber es este detalle para comprender el modo en el que el pie pisa al tocar el suelo. Puedes hacerlo acudiendo a un centro especializado y viendo cómo es tu huella.

2. Elige el calzado que se adapte a ese tipo

Una vez que sabes cómo pisas, estás en condiciones de elegir tus zapatillas. Si tu pisada es neutra, necesitarás unas que tengan estabilidad. En caso de que la planta vaya hacia dentro o hacia fuera, tendrás que buscar un calzado que se encargue de equilibrar las fuerzas y reducir el impacto sobre el organismo.

Si no le prestas atención a este detalle, en el mejor de los casos solo limitarás tu progreso deportivo. Aunque también es posible que sufras daños de importancia, como sobrecargas en los músculos y tendones o incluso problemas en los huesos.

3. El deporte que vas a practicar

La modalidad deportiva que quieres practicar también condiciona el tipo de calzado a elegir. No es lo mismo preparar una maratón que hacer gimnasia rítmica, y las zapatillas que deberás usar no pueden ser nunca iguales. Las punteras de gimnasia rítmica no solo protegen el pie mientras se realizan los ejercicios, sino que ayudan a mejorar el agarre sobre el suelo.

Al igual que con esta disciplina, hay unas zapatillas adecuadas para cada deporte. Y por eso no es buena idea utilizar las mismas para todo.

4. Unas zapatillas que se ajusten al tamaño de tu pie

Además del estilo y la forma de correr o caminar, necesitarás un calzado que sea de tu talla. Hay quien piensa que las zapatillas tienen que presionar un poco el pie para mejorar la sujeción. Sin embargo, esto solo causa heridas y problemas en los dedos, como la retracción de las uñas.

El calzado no debe quedar suelto, pero tampoco tiene que apretar lo más mínimo. Además, hay que tener en cuenta que los pies se hinchan un poco mientras se hace deporte, por lo que es esencial buscar una zapatilla que sujete el talón para que no resbale, pero que no oprima el resto del pie.

5. Lo de menos es que sean bonitas

Aunque es evidente que no nos gusta llevar zapatillas feas, la estética no es un factor imprescindible en tu elección. No te dejes llevar por los colores y estilos llamativos que se ven en algunos modelos, o compres solo porque son las que están de moda. 

6. Siempre que puedas, pruébalas

Si vas a comprar en una tienda física, no elijas un calzado sin haber probado antes cómo te queda. Lleva los calcetines que dueles usar cuando sales a correr y elige la tarde para ir a comprar. A esas horas tus pies están en su punto más alto de tamaño y podrás elegir adecuadamente. Ponte las dos zapatillas y camina un poco con ellas. Así saldrás de la tienda habiendo elegido bien.

Si haces tus compras online, ayúdate de la misma página web o contacta con el vendedor para que te asesore para que puedas comprobar si se trata de lo que buscas.